Lo barato sale caro, mi experiencia con un “smartphone-ganga”

Internet IbizaSin categoría, Tecnología

Lo barato sale caro, mi experiencia con un “smartphone-ganga”

Mi mala experiencia, y la de muchos más, con el OnePlus One, hará que deje de recomendar para siempre este tipo de teléfonos “chollo” y de especificaciones sorprendentes.

Pese a que llevo ya un año en Hipertextual analizando teléfonos de todas las gamas, y a estas alturas ya sé bien lo que suele ofrecer cada rango de precios en según que marca, considero que, según mis gustos y sobre todo necesidades no tengo por qué desembolsar 700€ u 800€ en terminales, ya que, aunque voy a exprimirlos al máximo, puedo sobrevivir con terminales cuyo valor es aproximadamente la mitad o menor. Por ello, lo que más valoro en los terminales es la honestidad. Que la compañía que lo vende vaya de cara. En ese sentido, por ejemplo, considero a bq o a Motorola (en sus gamas media y baja) exponentes de buenas prácticas. Lo que publicitan es lo que hay. Compras y cumplen expectativas.

Hablo de honestidad porque es exactamente el aspecto que hará que no vuelva a comprar un teléfono chollo. No llamo a un teléfono “chollo” por ser barato, como podrían ser el Moto E o el Nokia Lumia 530, sino por afirmar costar la mitad que otro y pese a ello ser incluso mejores. Sí, me refiero al OnePlus One. Recordemos de nuevo, OnePlus es una compañía que siempre ha anunciado su teléfono como “flagship killer”, sólo porque tenía un panel de 5.5″ 1080p, un SoC Snapdragon 801, una batería de 3100 mAh y 3 GB de RAM. Y sí, pagar 300€ por una smartphone así es una cifra más que buena, por lo que a día de hoy lo sigo recomendando a gente que quiere un gama media. Pero seamos serios, valorar el terminal sólo por eso sería caer en el mayor problema que puedes cometer al comprar un smartphone. Comprar un terminal por sus especificaciones, sin mirar más allá, es un absoluto error.

Y en base, como digo, lo han vendido. Y si algún incauto, como yo, les ha creído, erró. No esperaba conseguir la experiencia de un Galaxy S6 o de un iPhone, pero sí que esperaba evitar algunas cosas que enumero a continuación.

  • La respuesta táctil: Horrible. Desde OnePlus habrán lanzado como ¿4? actualizaciones que “arreglaban” el problema de la sensibilidad táctil, donde entra o el no reconocimiento de taps, o toques fantasmas que el usuario no realiza, por lo que la pantalla se vuelve loca. Hablamos de un teléfono en el que, un año después de ser lanzado, un gran porcentaje de usuarios se encuentran cada vez más, con problemas táctiles. La compañía ha prometido la solución definitiva -antes “no ha habido tiempo”-, y según han probado algunos usuarios, parece que funciona -recordemos, un año con una pantalla en mal estado-. En mi caso, no han funcionado. Escribir con mi OnePlus One sigue siendo muy tedioso por lo que fallo. La red está inundada de estos problemas, no soy yo. Últimamente, para arreglarte el móvil, te hacen incluso abrirlo (un móvil sellado) y que les envíes vídeos del proceso. ¿Seriedad ante un problema que saben de sobra que existe?

  • La pantalla: Aquí encuentro dos problemas. El primero es “leve” para la mayoría de vosotros y ya hablé de ello en otro post. El segundo es uno que también ha afectado a muchísimos usuarios del teléfono, y que curiosamente, ha aparecido con el tiempo. Se trata de una franja amarillenta en la parte inferior. Por no hablar de que la capa oleofóbica es mucho peor que en terminales de la competencia.

  • Soporte: Recientemente he analizado, y alabado en cierto sentido, los dos sistemas disponibles para el OnePlus One, Oxygen OS y CyandogenMod OS 12. Como digo, los he alabado desde el punto de vista funcional, pero cuando llevas varios días con ellos, comienza la inestabilidad, reinicios aleatorios. Señores de Cyanogen, ya no jugamos al juego de bajar ROMs e instalarlas, jugamos a vender teléfonos y a competir con compañías como la criticada Samsung, cuyo software gustará más o menos, pero tras casi un mes probando S6 y S6 Edge no he tenido ni un solo reinicio o cuelgue, aunque haya otros problemas de software. Instalar una ROM oficial en el OnePlus One es más parecido a entrar en XDA a bajar de desarrolladores inexpertos que a hacerlo con una ROM de un fabricante tradicional.

  • El procesado de la cámara y el rango dinámico: El OnePlus One cuenta con el sensor Sony IMX214 sin estabilizador, que dentro de lo que es, bien ajustado, puede dar unos resultados buenísimos. Pero está más que comprobado que el actual (y el pasado con CM11S) procesado de imagen es penoso, y que ROMs como Oxygen (en mi caso no lo percibí) o Color OS (desarrollada por Oppo) dan mejor resultado en ese sentido, sin tampoco obtener maravillas. Cyanogen ha desarrollado el soporte RAW, y ya, pararon. No digo que la cámara sea mala, no lo es. Pero el resultado es nefasto al lado del que podría conseguir, particularmente en escenas de mucho contraste de luces y de poca luminosidad.

oneplus-one-pantalla

También podríamos hablar de cómo se va desgastando el material de la parte trasera, o de más cosas como las invitaciones, pero creo que está bien expuesto ya que no está a la altura, ni mucho menos, de terminales de 700€, y que su servicio postventa, o las excusas que buscan, tampoco son de alto nivel. ¿Quiero decir con esto que corráis a por esos teléfonos? No, porque probablemente se den dos circunstancias. En primer lugar que, pese a que como yo, conozcáis sus virtudes y excelencia, no os compense pagar 500€ más que por un Moto G (estuve contento con el modelo de 2013 durante 6 meses). En segundo lugar, porque hay fabricantes que venden a esos precios elevados que son igual de honestos que OnePlus, y puedes adquirir productos mediocres incluso pagando una barbaridad.

Por ello, lo que os digo es que ese tipo de terminales con especificaciones sorprendentes suelen traer consigo muchas carencias y problemas que a la larga se agravan. Un teléfono de 700€ no tiene por qué ser excelente, pero la excelencia sólo se encuentra en la gama alta a 650-700€ de salida. En gama media, a 250-350. Y en baja, sobre 120-200. Todo esto hablando de precios de salida, y con matices, claro. Más allá de eso, mi experiencia con “chollos” y “flagship killers” me dice que la cosa suele salir mal.




Lo barato sale caro, mi experiencia con un “smartphone-ganga”
¿Cuál es tu opinión?